Humor. tipos de suegras

 

Hay suegras y suegras, texto de humor

 
Cuando se empieza una relación, y mientras hacen planos para el futuro, de repente todo queda en silencio cuando uno de los dos dice: “Quiero que conozcas a mi madre”...
 

tipos de suegras

 
suegra_amiga 1
Suegra amiga - Es aquella que te convida para almorzar en su casa y siempre procura agradarte de alguna manera. A su vez, cuando las cosas van mal en el relacionamiento, ella siempre te ofrecerá su hombro amigo y consejero… Si su suegra es de este tipo de mujer, ¡conmemore!, pues este es un artículo de coleccionador, una pieza rara de se encontrar en el mercado… Lo felicito.
 
sogra_intrometida
Suegra entrometida - Muy diferente de la especie citada anteriormente, ésta le irá a telefonear todos los días, pero no para saber si están bien, pues lo que quiere mismo es dar consejos inútiles para la pareja, sobre todo cuando se dirige a la nuera para darle aquellas agujadas malditas, como del tipo: “¿Tu estás cuidando bien de mi rico hijito? ¿No lo estás dejando pasar hambre?”… Estas son de aquel tipo de madre súper protectora que no se conforma con el hecho de que su hijo la trocó por otra mujer… ¡Respire hondo!, no le queda otra salida.
 
sogra_tranquila
Suegra tranquila - Si usted está en busca de paz en el relacionamiento, sepa que este es del tipo de suegra ideal para ello. Muy parecida con la suegra amiga, estas son de las que prefieren a los hijos y a las nueras más distantes cuando el asunto es el relacionamiento. Convive con la pareja, pero deja siempre que estos tengan su propio espacio… Mi amigo, usted tiene mucha suerte si le tocó algo así, pues de estas no hay por lo qué quejarse.
 
 
sogra_trai__oeira
Suegra traicionera - Las apariencias engañan y esta especie aquí no nos deja olvidar de ello. Son muy parecidas con la suegra amiga, pues ella te mima y vive elogiándote para la familia toda, pero… basta con que vires las espaldas, para que la musaraña te apuñale. Con su lengua afilada, siempre encontrará una manera de apuntar tus defectos cuando tú no te encuentres cerca… Lo único que puedo recomendarles, es: ¡Cuídense!
 
sogra_neur__tica
Suegra neurótica - Preocupada con la vida de su prole y de todos en su vuelta, es del tipo de aquellas mujeres que puede dejar loco a cualquier integrante de la pareja. Llamadas constantes a tu telefonito y visitas sorpresa, nunca serán suficientes para este tipo de suegra. Es de aquellas que seguirá todos los pasos de cada integrante de la familia… Por lo tanto, si alguna vez usted encuentra alimentos extras en la despensa o nota mudanzas en la decoración de su casa, desconfíe, mi amigo, desconfíe...
 
sogra_infernal
Suegra infernal - Si usted desconfía que su suegra sea del tipo que aquí clasifico, entonces aquí va un sano consejo: ¡Paciencia! Desde miradas inconvenientes y hasta llegar a fingir un tipo de dolencia o enfermedad para hacer con que ustedes pasen el sábado de noche en su casa, ella irá lejos para lograr transformar sus vidas en un verdadero infierno… A los que les tocó: ¡están jodidos!
 
consejos finales
Claro que algunas suegras consiguen agrupar en su comportamiento más de uno de estos tipos que clasifiqué, lo que coloca la convivencia todavía más confusa y, hasta en algunos casos, estresante. Por consiguiente, sólo puedo recomendarle que vaya con calma, y siempre que le sea posible, siga atentamente una listita con algunas preciosas recomendaciones:
- Sepa escuchar, mi amigo, pues por más que usted quiera hablar, permita que su suegra se desahogue en palabras, quien sabe ella no se esté sintiendo intimidada con su presencia, o la de alguien que poco conoce…
- Siempre demuestre interés en sus asuntos, deje que ella perciba que ustedes dos pueden llegar a darse muy bien…
- Encuentre puntos en común, puede que sea la novela del momento en la tele o un libro cualquiera, al final, ustedes dos deben tener algún gusto parecido…
- Mismo que la convivencia entre ambos sea difícil, no le pida a su compañero/a que se aparte de ella, esto sólo tornará una futura conciliación mucho más difícil.
En fin, sabiendo que vanas filosofías no remiendan zapatos sin suela, en ciertos casos lo único que nos resta es retornar al caos, meter los pechos -de los pies- en la carretera, y providenciar para que tal convivencia se realice de manera simple, subreal e indolora… ¿Qué hacer?... Esa es la vida que le tocó...





























Comentarios

Entradas populares